Siempre he pensado que la forma de solucionar los problemas es afrontándolos, que las cosas cuando no funcionan se arreglan, no se rompen; y que el trabajo en equipo y la unidad hacen la fuerza. Y esta es la mejor vía para solucionar los problemas.

Estamos viviendo momentos difíciles, en los que todo se cuestiona, pero esto no puede llevarnos a saltarnos las leyes, a coger cada uno un camino hacia ninguna parte y a olvidarnos de los logros que hemos conseguido cuando trabajamos juntos.

Ciutadans (C’s) Calafell ha presentado este mes de octubre en el pleno una moción de rechazo a la resolución separatista aprobada en el Parlament. Una iniciativa cuyo objetivo era rechazar cualquier iniciativa ilegal que emprendan las instituciones catalanas y sus representantes o cargos públicos. Así como una voluntad de consenso para que se sumasen el resto de fuerzas políticas constitucionalistas.

Siempre he pensado que ante los problemas la actitud debe serla valentía. Por eso, lamento la postura del equipo de gobierno de Calafell (PSC, PP, UAM) que con su división, debilidad y sus votos de apoyo o abstención, han dado a entender que el Ayuntamiento de Calafell está a favor de un proceso separatista, antidemocrático y en el que las leyes pueden saltarse. Además de estar en contra de lo que los vecinos de Calafell votaron el pasado 27 de septiembre.

En la vida y en la política, el respeto a las reglas del juego debe ser un principio básico infranqueable: no hacer trampas, incluso jugando al solitario. Se trata de argumentos de peso para poder trabajar y encontrar compañeros de viaje en el camino, pero esto a veces se vuelve una misión imposible si esos compañeros solo piensan en sus intereses y no en el bien común.

El PP en Calafell, junto al resto de los grupos municipales, dio su apoyo a que entrase con carácter de urgencia una moción de la CUP para apoyar el proceso rupturista, aludiendo que se trata de una contestación a una provocación por parte de Ciutadans. Y yo me pregunto como ciudadano, ¿que se respeten las leyes es una provocación?

Siempre he pensado que los verdaderos problemas de una sociedad son aquellos que te alejan de los derechos sociales, los que no te permiten vivir con dignidad: el paro, las listas de espera en los hospitales, los barracones en las escuelas, el perder derechos que nos ha costado grandes esfuerzos alcanzar Pero también creo (y por ello estoy en Ciudadanos) que la solución no puede ser que los políticos miren para otro lado.

Por esto, ante situaciones complejas, ante ataque a las leyes, ante defender los intereses de los vecinos de Calafell, ante respetar las decisiones en las urnas de los vecinos, no entiendo que el PSC de Calafell se abstenga, porque ya es grave abstenerse en una petición de cumplimiento de las leyes, que son la base de la democracia, pero aún lo es más  abstenerse a una petición de ir contra ellas.

Estoy de acuerdo con esas voces que dicen que las cosas no funcionan bien, que se deben hacer reformas tanto en España como en Europa pero con consenso, unidos, diálogo y la voluntad de mejorar, siempre pensando en el bien común. Por eso, cada día estoy más seguro de que estoy en el partido correcto defendiendo las reformas, el trabajo y buscando soluciones pero respetando las reglas del juego, sin complejos ni personalismos.

José Manuel Tejedor
Portavoz de C’s en Calafell

 

fb_img_1463599722359