Hace años en una jornada de trabajo en el Parlament de Cataluña, comenté con mis compañeros de Ciutadans que a quienes veríamos en la calle en la confrontación sería a esas generaciones víctimas del adoctrinamiento sectario y supremacista de los dirigentes independentistas, que desde sus poltronas de terciopelo rojo ahora los han espoleado, “apreteu, apreteu” decÍan para que secuestren a los ciudadanos catalanes.
En este desenlace hay que recordar a los que con pasividad, frivolidad, y complicidad han llevado a que desde las oligarquías nacionalistas se haya animado a los CDR a secuestrar y quemar Cataluña.
Ojalá que nunca suceda, pero si tristemente los acontecimientos tienen un desenlace fatal no debería servir el sonrojo ni los golpes de pecho de los promotores de la violencia y sus cómplices como expiación de su culpa. La Democracia con sus herramientas tendría que prevenir, y la Justicia sancionar.
Somos muchos Demócratas de diferentes posicionamientos políticos los que hemos condenado, sin complejos, los actos violentos protagonizados por los CDR en estos últimos días contra personas físicas y miembros de los cuerpos de Seguridad del Estado, edificios institucionales y estratégicos como el Aeropuerto de El Prat, las diferentes Delegaciones del Gobierno, de Hacienda, Estaciones de Ave, y otros, y por los cortes de vías férreas, autopistas y carreteras de la red principal, y hemos reprobado a los dirigentes políticos que han alentado estas acciones.
Lamentablemente el PSC en Calafell ha vuelto a ser cómplice de los independentistas y en este caso han ido más allá votando en contra de nuestra moción de “Condena de la violencia y el terrorismo en Democracia y de apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, no fueron los únicos también votaron NO la Sra. Bou de EnComúCalafell y la Sra. Noelia Sanchez portavoz de UAM. Y también permitiendo que entrara a debate la moción presentada por los independentistas contra la sentencia del Tribunal Supremo y que solo tiene como objetivo el intento de descrédito de nuestra Democrácia´.
Pero han ido más lejos y ante nuestra petición de que el PSC rectificara comentarios y actitudes pasadas, y volvieran al constitucionalismo, su portavoz El Sr Perin volvió a reiterarse en la grave afirmación de que “Desde Ciudadanos seríamos capaces de ahorcar en la plaza del pueblo, y sin un juicio previo, a quienes pensaran diferente a nosotros”.
Esta vez no estaban los independentistas, porque se fueron en vez de asumir su responsabilidad de trabajo, pero como siempre los que si estaban era el PSC con el Sr. Ferré al mando para hacerles “el caldo gordo”, eso sí, haciendo antes otro alarde de cinismo e hipocresía, convocando un minuto de silencio por los actos violentos y luego equiparando a los Mossos, Guardia Civil, Policia Nacional y local con los violentos a los que están combatiendo en las calles de Cataluña.
Desde Ciudadanos siempre hemos defendido la convivencia y las leyes, y el respeto al que piensa diferente, pero seguiremos combatiendo, sin complejos desde las instituciones, a quienes han buscado el enfrentamiento entre catalanes y la ruptura con el resto de España.